EL MARZO ETERNO

Septiembre Eterno (también Gran SeptiembreSeptiembre que nunca acabóSeptiembre perpetuo o Septiembre sin fin) es una expresión de la jerga de Usenet para referirse el periodo posterior a septiembre de 1993. El uso de esta expresión se refiere a la creencia de que el flujo constante de llegada de usuarios novatos ha ido degradando progresivamente el nivel de discusión y comportamiento tanto en Usenet como en general en Internet.

https://es.wikipedia.org/wiki/Septiembre_Eterno

Hay una analogía interesante acá, pero no es sencilla de articular. Acá va un breve intento. Obviamente la idea es abrir la discusión, están invitadísimos a dejar comentarios y comentar en redes sociales.

La historia es esta: los foros de discusión (Usenet, newsletters, BBS etc) en los albores de Internet estaban poblados principalmente por estudiantes universitarios, quienes tenían acceso a internet desde la U. Cada septiembre, una nueva camada de freshmen (mechones) obtenía -en la mayoría de los casos- acceso a internet por primera vez al entrar a estudiar. Recordemos que en ese tiempo casi no habían cámaras digitales, los scanners eran un lujo, el mp3 estaba recién siendo inventado y los videos mas largos que uno podía compartir era archivos .avi de un par de segundos que se demoraban una noche entera en descargar. Es claro que, en ese internet de principios de los 90’s lo único que uno consumía y producía era principalmente texto. Cada septiembre, una nueva camada de mechones llegaba a los foros de discusión a participar de las discusiones sin haber tenido una inducción formal a la Netiquette (las “reglas de convivencia” que regulan las interacciones virtuales con extraños).

El resultado: muchos posts redundantes (lo que hizo necesaria la invención del FAQ) y muchas peleas (flamewars) entre usuarios que por primera vez pudieron expresar sus opiniones, infundadas y desinformadas en el mejor de los casos, y maliciosas en los peores. De hecho, fue en este contexto en que apareció lo que hoy conocemos como Trolling.

Lo que sucedió en 1993 es que empezó a masificarse el acceso a internet desde el hogar gracias a AOL (empresa proveedora que empezó a regalar unos CD con el software necesario para conectarse a internet). Ese septiembre, a los foros de discusión no solo se agregó una nueva camada de mechones universitarios. Por primera vez, empezaron a llegar dueñas de casa, adolescentes, jubilados, etc. Para los entonces nostálgicos del tiempo en que Internet era un espacio exclusivo y seguro para los computines y los universitarios, Septiembre de 1993 es para ellos el inicio del Septiembre Eterno, el momento en que todo se fue a la cresta. Sin embargo, y a pesar de que internet sigue siendo caldo de cultivo para las peores ideas y fuente de desinformación permanente, al parecer hay un poco más de civilidad que al principio. Falta mucho obviamente, pero lentamente ha emergido una cultura de internet a la que la mayoría suscribimos.

La analogía es esta: este Marzo, junto con el fin de las vacaciones de verano, marca el inicio (formal) de la campaña para el plebiscito de Abril. Se están formando nuevos partidos, y grupos que no se habían organizado hasta el momento están empezando a figurar, por buenas o malas razones. No se redactaba una nueva constitución chilena en democracia desde 1925.

Se empieza a abrir un tipo de participación política ciudadana nueva, a la que no estamos acostumbrados, y seguramente para muchos (especialmente los miembros de la vieja clase política, especialmente el gobierno actual) esta multiplicidad de voces y de demandas es desorientadora. Y muchos de ellos probablemente, en secreto o abiertamente, añoran el tiempo en que la política consistía en una oligarquía disfrazada con una representatividad meramente cosmética. Y la tentación de excluir las nuevas voces va a ser grande. Muchos probablemente tratarán de sabotear el proceso.

Se requerirá algo similar a la Netiquette de antaño: la construcción de una nueva cultura política. Mucho hemos hablado sobre Pensamiento Crítico y Tolerancia estos últimos años, sobre todo estos últimos meses. Es ahora el momento de tomarse en serio esa necesidad. Nuestra formación cívica y política ha sido consistentemente deficiente, y es momento de educarnos todos y de hacer esfuerzos para que quienes quieren sabotear este nuevo proceso constituyente no tengan éxito.

Ojalá que este Marzo Eterno solo dure meses y no años.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: