Mal-educados: Un Gobierno ni cientifico ni humanista

Por Arturo Perez

Nuestro gobierno, es un gobierno maleducado. No solo porque a veces parezca que se burlen de nosotros y traten con desdén a todos los que los desdigan (Cosa de ver los intercambios tuiteros de Mañalich con Maria Paz Bertoglia, o con el COLMED), sino porque lisa y llanamente a veces a pesar de estudiar en los mejores colegios que el dinero pueda pagar, no parece que hayan tenido una buena formación científico-humanista.

Podríamos decir que nuestro  gobierno que no aprendió nada sus ramos humanistas por la forma en que rechaza su rol político y niegan el rol de la comunicación. Además, tampoco parece haber aprendido mucho de sus ramos científicos porque parece no saber entender ni leer la evidencia actual, no sabe comunicar datos, y pareciera no entender la importancia de tener buena ciencia en el país.

¿De dónde entonces salen los supuestos criterios técnicos que tanto dice tener este gobierno, Ciencias? Humanidades? 

Vamos por partes.

Faltan humanidades

Pasemos lista entonces de cómo enfrenta este gobierno su relación con su lado más “humanista”:

1-Rechaza su rol político y la política en general: Cuantas veces hemos escuchado “X debate se politizo”, como lo hizo hace poco el actual ministros de educación Raúl Figueroa, como si la política y la ideología fueran algún tipo de deformación, y fueran ellos los que no tienen ni ideologías ni agendas, los únicos “objetivos”, que simplemente se guían por principios “técnicos”, donde finalmente técnico significa economico, porque científicos no son(de esto, vamos seguir hablando mas abajo). Con esto me surge la pregunta, Serán sinceramente de ignorantes  los supuestos y asunciones que constituyen su visión de lo que es hacer política (Para ellos, administrar), o hacen uso del recurso retórico “X se politizo”  de la manera más sucia?. Ninguna de las dos posibilidades es muy alentadora.

Mañalich planeando sus conferencias de prensa. (Comic de SMBC)
https://www.smbc-comics.com/

2-Niega el rol de la comunicación: Hemos escuchado al ministros Mañalich decir cosas como, “no me importa salir bien en las encuestas” o “Yo no estoy para caer, bien, estoy para hacer la pega”, que es el equivalente político al clásico dicho del tío/tía insoportable “yo no tengo pelos en la lengua”, como si eso asegurara algún tipo de privilegio epistémico que les permite ver las cosas con más claridad que el resto. Como mucho, eso aseguraría que crees con convicción eso que dices, y que confundes asertividad con agresividad, en ningún caso significa estar en lo cierto.

Como si esto fuera poco,últimamente hemos visto cómo aparecen una y otra vez desastres comunicacionales, como lo de las cifras covid (que vamos a hablar más abajo) o el carnet de inmunidad, que no hacen más que confundir a la población, nuevamente, aumentando los riesgos para la población, aumentando desconfianza en un gobierno que ha demostrado toda su ineptitud comunicacional, haciendo aún más difícil para ellos mismos mantener la calma y el orden en la población (y eso que para la derecha esos son de los valores más importantes).

Aquí de nuevo aparece el desdén del gobierno por lo político. Porque claramente una de las funciones de las cabezas de los ministerios es comunicar adecuadamente, para dar la información y tranquilidad necesarias para enfrentar esta pandemia. No solo por el bienestar psicológico de las personas, sino porque realmente de la comunicación efectiva de información dependen la vidas (lease este hermoso artículo que tradujimos aca).

Falta Ciencia

Aunque para ser honestos, para lograr una comunicación efectiva de las recomendaciones para combatir la pandemia requiere un comprension de la ciencia que estoy empezando a dudar que tengan. Porque, por como han estado llevando las cosas, todo parece indicar que la relación del gobierno con la ciencia es…débil, y se nota en:

1- Falta de claridad en los datos:

  • a) El gobierno está muy al debe en lo que es visualización de datos, al punto que llego a preguntarme si en verdad desean comunidad algo con sus graficos o es solo una fachada para aparecer como más científicos, con la credibilidad que se le asigna a todo lo “cuantitativo”.
  • b) Falta de transparencia: de datos, y criterios para las cosas que está haciendo. Hace bastante tiempos que los científicos chilenos están haciendo un llamado a transparentar los datos, porque por la forma en las que se han estado comunicando hasta ahora no se puede hacer ningún tipo de análisis pertinente ni comparación pertinente. Para poder hacerlos, es necesario obtener los datos desagregados, es decir, los datos antes de que se echan juntos a una bolsa sin que podamos saber que viene de donde, porque es posible que la enfermedad, como muchos otros fenómenos, se comporte distinto en distintos rangos etarios, género, condiciones pre-existentes, etc. Por otro lado es también importantísimo saber bajo qué criterios están clasificando cada caso dentro de cada categoría(Por ejemplo: que fallecimientos cuentan o no como fallecimiento por covid cuando hay otras enfermedades), y como juntan finalmente todas esas categorías, para que no nos pasen cosas como que pongan contagiado sintomáticos y contagiados asintomáticos en distintas curvas, porque eso no tendria ningun sentido, ya que ambos son contagiados. Sumale a esto la cantidad de vueltas de carnero que se están dando ahora por corregirse y desdecirse.

2- Hacen afirmaciones que no se condicen con el conocimiento actual:

  • a) Acerca de la efectividad de las mascarillas artesanales y sus limitaciones: a pesar de que es correcta, o al menos dado el conocimiento actual, es razonable la recomendación de usar mascarillas, esta recomendación no es ni reemplazo para el distanciamiento social, ni una algo que garantice protección total, de modo que esta es una medida que se debe adoptar, pero en ninguna caso se debe tomar como reemplazo para ninguna de las otras medidas. Sobretodo, hay que entender que las cubiertas de tela (mal llamadas mascarillas artesanales) son una medida que intenta reducir la cantidad de partículas que salen de tu boca, es para que tu no contagies al resto si estas contagiado y no lo sabes, no necesariamente para protegerte a ti. En ese sentido, las publicaciones de minsal parecen insuficientes, y pueden llevar a falsas sensaciones de seguridad que aumente aún más la tasa de contagios, sobretodo ahora que estamos viendo la voluntad de abrir espacios de aglomeración pública.
  • b) Efectividad de las cuarentenas: Los casos parecen no estar bajando en Chile (es más, parecen seguir subiendo con 888 casos nuevos [30-04-2020] ), pero hace rato que el ministro de salud está hablando y pensando en “nuevas normalidades”. Desde un principio la cabeza del minsal decía categóricamente que las cuarentenas eran una insensatez, sin embargo las investigaciones parecen señalar que las cuarentenas si son efectivas, o que al menos  junto con las otras medidas si logran un control significativo. Aquí hay dos puntos principales: primero, me parece de una irresponsabilidad científica gigante que siendo la cabeza de una cartera se hagan afirmaciones así de categóricas cuando falta evidencia para hacer cualquier tipo de afirmación. Segundo, y volviendo al tema de las mascarillas, la idea no es que una medida sea la solución a todo, la idea es que las medidas, todas en su conjunto, cada una ponga su ladrillo en la pared que queremos construir contra el virus, así que no se trata simplemente de mantener una o la otra. 
  • c)Carnet de inmunidad: uno de los temas de la semana fue los carnet de inmunidad. Uno de los casos más notorios ignorancia del gobierno, en donde un razonamiento claramente falaz guió sus decisiones. Aquí el gobierno falló en entender que ausencia de evidencia no es prueba de ausencia, o el clásico argumento por ignorancia (falacia). En este caso, no hay suficiente investigación como para poder afirmar que las personas desarrollan inmunidad, ni que esa inmunidad pudiera ser eterna. El conocimiento sobre la inmunidad, cuánto podría durar esta inmunidad, o que porcentaje de la población es inmune solo por una primera infección, se vuelve aún más relevante cuando nos damos cuenta que aparentemente la creencia y la estrategia del gobierno es alcanzar inmunidad de rebaño, a pesar de que es una de las peores estrategias.

3- Becas Chile de magíster y apoyo a la ciencia en general: Esta semana se anunció la suspensión a la convocatoria de becas chile para magister nacionales e internacionales. ¿Cuál es objetivo de esto? Mucha gente salió a defender esta medida, diciendo que como política no estaba siendo muy efectiva y que todas las ideas deben ser revisadas. Aquellas personas tienen razón, pero la efectividad de políticas estilo becas Chile debió ser hace tiempo, y que este ocurriendo ahora hace que la medida parezca como quitarse un gasto prescindible, que como un interés en mejorar las políticas de “capital humano avanzado”. Así como para echarle sal a la herida, Piñera hoy anuncia 2.600 millones para investigación en COVID, medida que suena bien, pero que claramente es insuficiente, o al menos no significa nada sin contextualizarla. ¿Cuántos profesionales en condiciones de hacer alguna investigación pertinente tenemos? ¿Contamos con la infraestructura necesaria para hacer tales investigaciones? Podemos asegurar sueldos y salud para quienes estén trabajando en esas supuestas investigaciones?. Mi experiencia como investigador joven en chile me hace tener serias dudas.

Descriteriados

Entonces, ¿cuáles los supuestos criterios técnicos de los que tanto hace alarde el gobierno cuando les critican? Porque ya vemos que no provienen ni de las ciencias sociales, ni ciencias biológicas, ni las ciencias de datos. ¿Cuáles son lo criterios entonces?

No se, pero podríamos juntarnos a conversar en el mall.

Es normal, querido extraterretre, de hecho, es sano admitirlo. Esperemos el gobierno tenga la misma humildad.

One Reply to “Mal-educados: Un Gobierno ni cientifico ni humanista”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: